comunicaciones@hebraica.com.ve58 (212) 273-6711 / 6712

Noticias


Hebraica hace honor a su Directora Ejecutiva por 32 años

Una despedida que no termina: Anabella Glijenschi de Jaroslavsky

Quien durante más de tres décadas ha sido pilar fundamental en la historia y desarrollo del CSCDR Hebraica ocupando un cargo significativo, trascendente y medular en la estructura de la organización; ha decidido levantar el vuelo y seguir su viaje personal en otras latitudes; nos referimos a Anabella Glijenschi de Jaroslavsky, Directora Ejecutiva de Hebraica durante 32 años y doce períodos de Junta Directiva, quien se ha encargado de propiciar e impulsar el crecimiento de la institución y de sus diferentes departamentos desde que comenzó su carrera como raknadit dentro del Departamento de Bailes Israelíes.
Para despedir a alguien que ha sido tan importante, por tanto tiempo, Hebraica y su gente han realizado diferentes actos, eventos y homenajes como una forma de demostrar el inmenso agradecimiento y reconocimiento de la kehilá venezolana hacia una persona que se ha convertido en un símbolo de excelencia, superación y desafío.


La primera oportunidad tuvo lugar el 6 de noviembre, en el Salón Jerusalem Flora y Simy Murcián de Hebraica, durante la Fiesta de Reconocimiento Institucional organizada por la Junta Directiva para el personal de Hebraica, cuando el entonces Presidente de Hebraica, Roberto Rabinovich, le dirigió palabras de estima y agradecimiento durante su intervención; por otra parte, el equipo gerencial del centro comunitario también le dedicó un momento especial para regalarle una foto enmarcada para que siempre tenga presente a sus compañeros de equipo; y durante sus palabras, en representación del cuerpo profesional de Hebraica, Raquel Markus- Finckler, la describió como a “una mujer extraordinaria que nos ha inspirado, desafiado, entusiasmado, aleccionado, e incluso regañado, en más de una ocasión. Una profesional del más alto nivel que, con su próxima partida, deja huérfanos a los que integramos el equipo de gerentes de Hebraica”.

El segundo evento de despedida tuvo lugar al día siguiente en el mismo espacio, cuando integrantes de la Junta Directiva, familiares y amigos le organizaron un evento especial que incluyó la participación de las principales instituciones comunitarias que le dieron placas dedicadas, símbolos del pueblo judío, diplomas, flores y todo tipo de regalos para demostrar el profundo agradecimiento de la kehilá por todo lo que dejó sembrado en Hebraica. Algunas de las instituciones que participaron en este agasajo, que estuvo conducido por Anita Katz y Juan Carlos Sarli, fueron: Vaad Hakehilot, Unión Israelita de Caracas, Asociación Israelita de Venezuela, Hebraica, Sistema Educativo Comunitario, Keren Hayesod, Keren Kayemet, WIZO y Departamento de Aliá, entre otras. El acto incluyó la presentación de un video dedicado a la Eshet Jail Venezolana, presentaciones artísticas a cargo de niños y jóvenes comunitarios dirigidos por Harold Vargas, y una gran sorpresa: se anunció públicamente que a partir de ese momento la Sala de Junta Directiva de Hebraica pasaría a llamarse “Anabella Glijenschi de Jaroslavsky”, un espacio en el que se develó una foto muy especial de ella abrazando la bandera de Hebraica y que pasará a ser testigo silente de todo lo que allí suceda y que acompañará los retratos de todos los Presidentes de Hebraica desde su inauguración en 1968.

Por otra parte, durante el Cambio de Junta Directiva de Hebraica, el recientemente nombrado Presidente de la institución, Enrique Sultán, le dedicó emotivas palabras “Anabella, siempre hemos dicho tú y yo que nadie es indispensable, pero tú estás bastante cerca de ser la excepción a esa regla. Gracias por tanto y gracias por todo. Mucha suerte y éxito en esta nueva etapa de tu vida”.

En un concepto un poco más íntimo, el jueves 15 de noviembre, la Directora Ejecutiva de Hebraica se reunió en el Bowling con el personal obrero, secretarial y de Seguridad para despedirse de su gente en un ambiente más privado y de una manera personal. En este evento Anabella ofreció un pequeño detalle a cada uno de los asistentes y dirigió un emotivo mensaje en el que dio las gracias a cada uno por todo lo que hacen, día a día, en su trabajo “ustedes son los que brindan felicidad a todos nuestros miembros, quienes ofrecen un lugar de paz, todos forman parte de una cadena en el que cada uno hace algo súper importante para la Institución”.

Al día siguiente, en el mismo espacio, se realizó la reunión entre Anabella y su equipo gerencial en que compartieron un almuerzo en un ambiente más informal y más cercano, en ese momento también dedicó un emotivo mensaje en el que expresó “ustedes de verdad son mi familia, hemos convivido por años, juntos hemos hecho cosas increíbles, les agradezco por todo lo que me han dado, mucho más de lo yo pueda haberle dado a ustedes. Yo aprendí de ustedes cada día, lo quiero, les deseo toda la suerte del mundo y que la vida siga siendo feliz”.

Finalmente, como parte de una despedida que no termina, los niños de Primaria y Preescolar del Sistema Educativo Comunitario le dedicaron durante la formación de los lunes un pequeño acto de reconocimiento con canciones, bailes y poemas que emocionaron y conmovieron a la agasajada.

Anabella nunca dejará de estar presente en la historia de Hebraica, las huellas de su paso por este Centro Comunitario se seguirán sintiendo generación tras generación y seguramente celebraremos junto a ella los 60 años de esta Institución tan fundamental para la kehilá venezolana.

Raquel Markus-Finckler en colaboración para el Departamento de Comunicaciones e Información



NOTICIAS


Hebraica participa en la 7ma edición DIRECTORES, Kaplan Fellows @LEATID 2018”


Ver más


Agasajo en reconocimiento a trabajadores, voluntarios y markidim de Hebraica


Ver más